La Educación Perdida

Cuando era pequeño siempre me enseñaron  a respetar, me dieron unos valores y una educación que con el paso de los años no he percibido en los desfiles procesionales, o al menos poco. Ver chiquillos correteando por medio de las procesiones, como si de un parque se tratase, me pone enfermo. Y ver peor aún a los padres inmóviles y sin mediar la situación.

Este año 2017 pude contemplar en la tarde del Miércoles Santo, con el desfile de la Cofradía de la Paloma y en plena curva del Marqués de Larios, a unos niños que además de pedir cera a los nazarenos les tiraban de la túnica mientras otros les reían la "gracia". En mi niñez no veía tal panorama, estábamos quietos viendo las procesiones sin incordiar los cortejos. 


¿Qué está pasando? Quizás tomen la Semana de Pasión como unas vacaciones más para los críos en donde llevarles y que desfoguen como si estuvieran en un parque de bolas. Y aquí no quiero culpar a los niños, si no a la nula educación de sus padres. Esperemos que este lamentable hecho no dure por mucho tiempo más. Hay que enseñar a los niños a respetar nuestra Semana Mayor, porque señores no es la feria si no la Semana Santa.
TAG