Momento Coronación

Si algo caracteriza al malagueño es su pasión por la Semana Santa. Ojo! no todos, pero sí una gran  parte,prueba de ello es la muchedumbre que se concentra en cualquier evento fuera de la época de pasión, como es una coronación.


He vivido en primera persona varias coronaciones, pero como la de la Virgen del Rocío, ninguna (al menos a opinión personal). Su traslado de San Lázaro hasta su casa hermandad, así como su traslado hacia la Catedral era espectacular. La gente abarrotaba las calles a su paso.


Foto: Diario SUR

Y es que Málaga es eso, unos "pasan", pero estos, en su mayoría respetan. Y otros amamos hasta lo más profundo de nuestras venas a nuestros titulares. La coronación de María Santísima del Rocío la guardo en un rincón de mi corazón, y es que en mi vida ví nada igual.


Gente vitoreando a la "Novia de Málaga", un continuo clamor prácticamente oído durante toda la jornada. Ahí estaba yo, en calle Echegaray, balcones engalanados, pétalos que caían desde los mismos, una espectacular conexión del pueblo con ELLA. No podía moverme (aparte de la cantidad de personas que había me quede embobado contemplando aquello).


Foto: Jose M. Serrano Simó


Con mis manos en los bolsillos de mi ya vaquero "entrado en años", y observando como una mujer de blanco se aproximaba hacia a mi, giro la mirada y una mujer de mediana edad me ofrece una estampa de ella, ROCÍO. Asombrado le doy las gracias, y ella con un gentil gesto me devuelve un "de nada".

Y a escasos metros ya la tengo, el palpitar de mi corazón se acelera y mis ojos quedan pegados a ese majestuoso caminar que sólo sus hermanos saben hacerle. Rocío, contigo he aprendido lo que es el respeto de un pueblo, que a pesar de "algunos" es ejemplo de la devoción por una pasión.

TAG